Seguro que alguna vez te has preguntado por qué hay una diferencia de precio tan grande entre unas lámparas de fotocurado y otras. El precio no solo está asociado al diseño y a los accesorios de la lámpara sino también a sus funciones y a características técnicas como el peso, la longitud de onda o la potencia de salida. Las lámparas de fotocurado las utilizamos en nuestras clínicas dentales para polimerizar resinas sensibles a la luz en los procesos de restauración y para acelerar algunos tratamientos de blanqueamiento. Para obtener unas restauraciones duraderas es imprescindible una polimerización adecuada, que dependerá de una fuente luminosa con una determinada potencia, del tiempo de exposición, de la calidad de la luz, de la incidencia y la distancia, así como de la energía y del calor desprendido. En primer lugar, como base para una correcta elección de la lámpara de fotocurado debes hacerte las siguientes preguntas: ¿Cuánta potencia de salida tiene la lámpara de fotocurado que quieres adquirir? ¿Concuerda con las necesidades de tu clínica? ¿Es para uso continuo? ¿La lámpara emana calor durante la polimerización? Desde dentaldeal.es te ofrecemos algunos consejos para ayudar a la hora de elegir aquella lámpara de polimerización que mejor se adapte a tus necesidades y te recomendaremos algunas de las mejores propuestas que existen actualmente en el mercado. Las lámparas de polimerización se caracterizan por la potencia de salida, el diámetro de las guías y la cantidad de calor emitida. Según Ivolcar Vivadent se necesitan al menos 1.000 mW/cm2 para polimerizar en 10 segundos composites a través de una estructura dental en restauraciones indirectas. Sin embargo, para las restauraciones directas se requiere al menos una potencia de salida de 400 mW/cm2 para realizar una fotopolimerización adecuada.